Buscar
  • Gabriela Fuschino

YOGA EN LAS RELACIONES

Actualizado: 15 de oct de 2019

En el blog de hoy, deseo compartirte este interesante cuento de Paulo Coelho llamado “el coleccionista de insultos”, que nos invita a reflexionar sobre las elecciones internas que podemos tomar antes de apresurarnos a dar respuestas impulsivas. Y cómo los silencios inteligentes (aquellos guiados por la sabiduría interna) pueden ser muy oportunos para practicar Ahimsa (la no violencia) fuera de la esterilla, y no recibir ni alimentar aquello que no deseamos en nuestras vidas.






Cerca de Tokio vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes.


A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario.

Cierto día un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos pasó por la casa del viejo.


Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba que el adversario hiciera su primer movimiento, y, gracias a su inteligencia privilegiada para captar los errores, contraatacaba con velocidad fulminante.


El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una batalla.


Conociendo la reputación del viejo samurai, estaba allí para derrotarlo y aumentar aún más su fama.


Los estudiantes de zen que se encontraban presentes se manifestaron contra la idea, pero el anciano aceptó el desafío.


Entonces fueron todos a la plaza de la ciudad, donde el joven empezó a provocar al viejo:

Arrojó algunas piedras en su dirección, lo escupió en la cara y le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus ancestros.


Durante varias horas hizo todo lo posible para sacarlo de sus casillas, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró de la plaza.


Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:


-¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aun sabiendo que podría perder la lucha, en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?

El viejo samurai repuso:

-Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?

-Por supuesto, a quien intentó entregarlo -respondió uno de los discípulos.

-Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos añadió el maestro-. Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.


Una de las prácticas más retadoras puede ser el aplicar el yoga en las relaciones. El enfocar nuestra práctica personal en generar espacios internos armonizando respiración y movimiento, contribuye a sembrar espacios de silencio y la sabiduría para identificar a tiempo cuándo nos están ofreciendo un “regalo no deseado” y decidir no aceptarlo. Lo que separa una reacción impulsiva de un acto de sabiduría es sólo una respiración.


Namasté.



48 vistas1 comentario

Calle Falconet 13, Torre en Conill, Bétera, Valencia, España.  CP 46117.

+34 692 81 28 48

©2019 por Bhakti Yoga.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now